La ex novia de mi hermano

Cuando me saqué la selectividad tuve un verano muy tranquilo y sin nada que hacer antes de empezar la universidad en otra ciudad.

La ex novia de mi hermano era amiga mía en varias redes sociales y nos enviábamos mensajes y hablábamos de vez en cuando. Ella era tres años mayor que yo, pero nos conocíamos desde que yo era bastante pequeño.

En realidad ella siempre ha sido un apoyo importante en mi vida, debido a que la conocía desde que era pequeño, a pesar de que ella y mi hermano se habían separado hace unos dos años. Cuando ella dejó a mi hermano no tardó mucho en echarse otro novio, y de echo, viven juntos.

Al principio del verano estábamos hablando por Instagram y no se ni como, llegamos al tema de que ella y su novio habían decidido tener una relación abierta. Eran las 11 de la noche y no se como pero empezamos a coquetear y empezamos a usar emoji y sin hablar de que íbamos a hacer, quedamos en el parque junto a nuestra casa.

Ambos condujimos hasta el parque y nos encontramos allí, yo llegue primero y ella aparcó su coche detrás de mi unos minutos después. Salí de mi coche y caminé hasta su ventanilla y hablamos unos minutos hasta que decidimos dar una vuelta en el coche, por lo que me monté en el asiento del copiloto.

Trás unos 15 o 20 minutos conduciendo y hablando de la forma más casual terminamos entrando en el parking del colegio al que fuimos, en un área privada que daba a un gran campo abierto sin nada a la vista.

Cuando aparcamos hubo un nivel de tensión e incomodidad mientras la conversación normal continuaba a pesar de que sabíamos que estábamos allí para otra cosa. Creo que los dos estábamos pensando en lo que había sido siempre nuestra relación y lo que íbamos a hacer en ese coche.

Nos pasamos al asiento trasero para estar más cómodos y continuamos hablando de cosas sin importancia, pero llegó el punto en que no sabíamos ni que decir y estábamos sentados en el asiento trasero uno al lado del otro en un incómodo silencio.

Pensé que estaba esperando a que yo hiciera algo, así que me volví hacia ella, la atraje hacia mi, la besé y puse mi mano en su muslo, justo debajo de sus bragas. Desde ese momento empezamos a besarnos y tocarnos apasionadamente, yo le tocaba el coño a través de su ropa interior y ella agarraba y frotaba mi polla a través de mis vaqueros. Nos besamos durante al menos 10 minutos, creo que ambos estábamos nerviosos por dar el siguiente paso.

Nuevamente tomé la iniciativa, me levanté del asiento y entre sus piernas, la quité las bragas, la desabroché la falda, se la quité y obtuve una vista perfecta de su hermoso coño afeitado. Iba a lanzarme directo a chuparlo, pero ella me empujo al asiento antes de que pudiera, me desabrochó el cinturón y me bajó los vaqueros hasta los tobillos.

Honestamente pensé qué me iba a chupar la polla, lo cual me emocionó mucho porque mi hermano me había contado que la chupaba de vicio, pero en cambio, agarró mi polla dura y palpitante y la puso en la entrada de su coño con los pies en el asiento y se hundió hasta el fondo en mi polla.

Siempre había querido ver sus tetas, así que le quite la camiseta por encima de la cabeza y dejé que tomara el control. No estaba para nada callada, en realidad creo que es la chica más ruidosa con la que había tenido sexo. Ella estaba apoyada sobre mis hombros y yo tenía mis manos clavadas en su culo ayudándola a subir y bajar sobre mi polla palpitante.

La rodé sobre su espalda en el asiento y me metí entre sus piernas, deslicé mi polla dentro de ella y comencé a frotar su clítoris con mi pulgar. Se estaba volviendo absolutamente loca por la estimulación del clítoris, algo que había visto en videos porno y esta era la primera vez que lo ponía en práctica. Solo tenía 18 años y no tenía apenas experiencia en ese momento. Me sorprendió cuando se agarró a mis muslos y empezó a convulsionar en mi polla, de hecho la había hecho correrse, lo que en ese momento vi como un gran logro y una gran excitación.

No iba a durar mucho más. Era bastante inexperto sexualmente y tenia a esa chica con un coño bien afeitado y enormes tetas que me dejaba hacer con ella lo que quisiera. Dejé de estimular su clítoris, agarré sus muslos y los abrí para maximizar la profundidad, y comencé a follarla con fuerza. Empezó a agarrarme la espalda y rascarla y recuerdo que le pregunté: ”¿estás tomando anticonceptivos, verdad?” y entre gruñidos ella se rió de mi y solo respondió ”Si” y continuó gimiendo y agarrándome.

Sentí la presión acumulándose en mis huevos, sabía que estaba muy cerca, y antes de darme cuenta estaba explotando dentro de ella, moviendo mis caderas y explotando en gemidos. Cuando mi orgasmo se calmó, me senté con la espalda recta en el asiento y solo miré mi cuerpo desnudo mientras ambos nos recuperábamos.

De pronto ella cogió toallitas de la guantera y se limpió mi semen de su coño mientras ambos nos vestíamos. Después condujo hasta mi coche, me fui hasta casa y me hecha a dormir.

Nunca más hablamos de eso, pero para mi es una experiencia que siempre recuerdo, especialmente cuando la veo en linea en las redes sociales.

Deja un comentario