¿Ver pornografía es malo para tu salud? Preguntamos a 5 expertos

Seamos honestos: durante el confinamiento del coronavirus fue difícil resistirse al atractivo de la intimidad en Internet. Las tasas de visualización de porno se dispararon durante el confinamiento.

Pero, ¿alguna vez te has preguntando qué efectos puede tener el consumo de contenido para adultos en tu salud?

Hoy preguntamos a cinco expertos si ver porno es malo para nuestra salud.

Tres de cada cinco expertos dijeron que sí

Sus principales preocupaciones son la creación de expectativas poco realistas, los vínculos con la violencia de género y el potencial de adicción.

Una de las sexólogas a las que preguntamos nos dijo que esto se debe principalmente a la falta de información alternativa.

Existe una amplia evidencia que vincula la visualización de pornografía con comportamientos y actitudes negativas, incluidos problemas de salud mental, comportamientos sexuales de riesgo y violencia de género.
Pero la investigación con jóvenes indica que muchos de estos daños se compensarían si tuvieran acceso a una mejor educación sexual.

La pornografía con frecuencia contiene contenido que apoya la desigualdad de género: muestra a los hombres como dominantes y a las mujeres como sumisas y sabemos que la mayoría de los jóvenes ven porno antes de tener una experiencia sexual en la vida real.

Los jóvenes cuentan que la educación sexual en los colegios es muy básica, por no decir casi nula, y solo les hablan de prevención de enfermedades de transmisión sexual. Por lo tanto, confían en Internet y en la pornografía para obtener la información que quieren sobre sexo y relaciones intimas. Es vital que los jóvenes reciban una mejor educación que les brinde información positiva y diversa sobre el sexo, el placer y las relaciones.

Apoyo a la pornografía

En el lado opuesto tenemos a otra sexóloga, que afirma que no es perjudicial, pero depende de como se use.

Según ella, la pornografía puede crear un entorno más abierto y permisible para que las parejas exploren juntos las fantasías eróticas y facilitar una mayor intimidad y conexión.
También puede permitir la confianza sexual y la formación comunitaria positiva para el colectivo LGTBI.

La pornografía puede ser una ayuda útil en la masturbación, que se sabe que alivia el estrés y la ansiedad.
La masturbación también puede mejorar la autoestima de las mujeres en pareja y apoyar una mejor comprensión de la fisiología sexual.
Incluso puede tener una serie de beneficios para la salud física, incluida la reducción del riesgo de contraer diabetes tipo 2.

Sin embargo, las expectativas poco realistas en la pornografía también pueden contribuir a problemas de imagen corporal y trastornos alimentarios, y a una menor satisfacción en las relaciones. Los investigadores están divididos en cuanto a si ver pornografía puede ser adictivo o no, y si la pornografía es una causa directa de violencia sexual o no.

No obstante, los problemas de salud mental pueden estar más relacionados con el estigma que rodea a la visualización de pornografía, que con la pornografía en sí.
Además, la pornografía puede usarse como una estrategia de afrontamiento para las experiencias de depresión y ansiedad, en lugar de una causa directa.

Deja un comentario